Skip to content

Belle and Sebastian. Girls in Peacetime want to dance

08/20/2015

Texto: J. Batahola para Mondosonoro

Belle and SebastianDespués de nueve discos no es fácil no caer en la repetición. La marcha del grupo del trometista Mick Cooke ha espoleado a la banda de Glasgow a buscar fórmulas alternativas y el resultado es un disco con menos orquestación, influído por la faceta como DJ de alguno de sus miembros que se puede percibir como un renacimiento estilístico. Tal vez en el pasado han tratado, con resultados discutibles, escribir canciones que muevan al baile. En el caso de “Girls in Peacetime Want to Dance” lo han conseguido con la ayuda de Ben Allen, que ha trabajado anteriormente con Animal Collective o Bombay Bicycle Club entre otros., en canciones como las sorprendente Enter Sylvia Plath, Perfect Couples o The Book Today. El cambio de productor y la sencillez de unas canciones que no se protegen con multitud de capas no es la única novedad: también será su primer disco distribuído en todo el mundo por Matador Redords. A lo largo de poco más de una hora, Stuart Murdoch no pierde el pulso ni el ritmo, con unas letras que hacen especial referencia a la religión y a sus problemas con el Síndrome de Fatiga Crónico. La voz de Sarah Martin por fin encaja adecuadamente y temas como la tenue Today (This army of Peace) o Nobody´s Empire nos recuerdan que los escoceses son una banda que construye canciones deliciosamente luminosas como nadie y que son capeces de reinventarse con un suave giro estilístico que es más que suficiente para mantener la credibilidad de artesanos del pop. En lo musical no es un álbum revolucionario, pero sí es una buan transición hacia algo que esperamos sea muy positivo.

Belle and Sebastian: last night a DJ saved my life

08/18/2015

Belle and SebastianTexto: J. Batahola para Mondosonoro
Foto: BelleandSebastian.com

El talento de Stuart Murdoch para componer reflexivas, pastorales y delicadas piezas de pop de cámara envenenadas de ironía no fue en sus inicios demasiado compatible con alardear de ello en los medios. Cargan con el estigma de ser iconos del indie más edulcorado y de esa nueva tontería sociológica descubierta por los medios diez años tarde llamada twee. En las distancias cortas, hay más punk en sus palabras que en cualquier portada de Rancid. Chris Geddes, sentado en las oficinas de su distribuidora en Madrid, se muestra tímido pero con las ideas muy claras. “Alguna vez hemos preguntado a nuestros amigos de Franz Ferdinand cuando hemos coincidido en un festival ¿Por qué si tenemos canciones tan buenas como las vosotros la gente se vuelve loca en vuestros conciertos y en los nuestros no?”. La sensibilidad sigue a flor de piel en sus canciones, pero el hermetismo ha desaparecido a la vez que la ambición ha salido a la luz. ‘Girls in Peacetime Like to Dance’, grabado en Atlanta, es igual de meticuloso que sus trabajos anteriores, pero la producción de Ben H. Allen (Animal Collective) les ha dado ese toque necesario para no repetirse en unos estereotipos que ellos mismos han ayudado a crear. “Hacemos DJ Sets muy a menudo, y es un tipo de sonido con el que disfrutamos. Diría que hay muchas similitudes entre nuestras sesiones y las nuevas canciones y nos han ayudado a la hora de enfocar cómo queríamos que fuera el nuevo trabajo. En el álbum anterior intentamos hacer temas que la gente pudiera bailar, pero tal vez no supimos hacerlo. El disco ha llegado tarde a Belle and Sebastian, pero puede que si dentro de 20 años seguimos haciendo música, descubramos el dubstep”. The Party Line, el single de adelanto, podía confundir, pero el fondo sigue siendo el mismo: canciones deliciosas y vulnerables sobre el amor, la muerte y cómo escapar de la normalidad siendo lo más normal posible. “Stuart sigue peleándose con los mismos demonios, aunque en esta ocasión tal vez las letras estén más abiertas a la interpretación. La mayoría de las canciones son suyes, pero cada vez hay más temas de otros miembros del grupo y eso le da una perspectiva diferente a este disco. Por ejemplo, las letras de Sarah son mucho más autobiográficas”. Definitivamente, el disco suena más brillante y se aprecia el buen trabajo en las mezclas y la masterización, dos aspectos oscuros para el común de los mortales, pero en los que la banda ha querido trabajar a fondo. “Nuestro trompetista dejó el grupo, y las orquestaciones ahora son diferentes, porque él hacía gran parte de ese trabajo. Terminar el disco fue muy estresante. Creíamos que teníamos tiempo porque volvimos de Atlanta con 16 canciones grabadas, pero queríamos hacer arreglos y estábamos girando a la vez. Ben no graba haciendo un montón de tomas en busca de la perfección como solíamos hacer, sino que hace pocas y después trabaja los overdubbings y hace cosas realmente increíbles con las mezclas”.

Crónica concierto The Raveonettes sala Arena. Ruido, camina conmigo

08/17/2015

Fecha: sábado, 4 de noviembre de 2014
Redactor: J. Batahola para Mondosonoro
Sala: Sala Arena (Madrid)

Es muy satisfactorio ver en directo a bandas como los madrileños Celica XX. Jóvenes, ruidosos y con ganas de comerse el mundo sin caer en el recurso fácil, tan sólo con la potencia de unas canciones de originalidad discutible (aunque no es lo importante), interpretación demoledora y un uso muy inteligente de sus referencias. Minutos después salían al escenario Sune Rose Wagner y Sharin Foo, dejando claro desde el principio que la electricidad iba a ser el protagonista principal de la fiesta. “Endless Sleeper” era sólo un anticipo de lo que vendría después: sonido muy alto, caos bajo control, efectos de guitarra llevados al límite y baterías primitivas. Acompañados tan sólo por un bateríal con los teclados y el bajo pregrabados, sus temas sonaron oscuros, con matices, no demasiado cerca del sonido de sus primeros discos y, sobre todo, muy altos. Las canciones de su último trabajo de estudio, Pe´ahí tuvieron una acogida más bien fría en una sala que no llegaba a los tres cuartos de entrada. Las dos guitarras (Sharin Foo tan sólo cogió el bajo en tres temas) sonaban al límite y no fue hasta sus temas más clásicos cuando el público entró en calor. “Love in a Trashcan”, una ruidosa y muy sucia “Attack of the Ghost Rider” y el tema que cerró la actuación con tormenta eléctrica de regalo, “Aly, Walk with me” fueron los mejor de una noche densa con un ligero toque de nostalgia y muchos decibelios sobre el escenario.

Crónica concierto Sidonie en Siroco. London Dry Gin

08/17/2015
tags:

Fecha: miércoles, 10 de septiembre de 2014
Redactor: J. Batahola para Mondosonoro
Sala: Sala Siroco (Madrid)

Los eventos patrocinados por marcas suelen contar con una implicación de los artistas que tiende a cero, pero no fue el caso. También suelen ser una muy buena oportunidad para ver a bandas fuera de su contexto habitual, en escenarios más reducidos recuperando la esencia de tocar para públicos pequeños, algo que los barceloneses Sidonie dejaron de hacer hace tiempo. La excusa era interpretar sus éxitos británicos favoritos, comenzando por un clásico de The Smiths (‘Panic’), un poco lento y con excesiva presencia de la batería. El público no podía estar más en sintonía con el grupo, y temas como ‘Rock ‘N’ Roll Star’ (Oasis), con Marc Ros algo justo de voz, ‘You can´t always get what you want’ (The Rolling Stones), las guitarras afiladas de ‘Get it On’ de T-Rex con Jess a las voces (una de las mejores canciones de la noche) o una muy acelerada versión de ‘My Generation’ de The Who fueron cantadas cual karaoke postmoderno, incluso el pequeño guiño a ‘Como una Ola’ de Rocío Jurado tuvo su espacio. ‘Disco 2000’ (Pulp) y ‘Video Killed The Radio Star (The Buggles) fueron los estribillos más coreados. Que después de esto dieran otro concierto con sus temas no estaba en el programa, pero fue lo mejor de la noche. Una banda sintiéndose muy cómoda en el escenario y su habitual catálogo de hits completaron una noche que se cerró con la energía de ‘Nuestro Baile del Viernes’ y el estribillo arrollador de ‘El Incendio’.

Crónica concierto Helen Love en Ocho y Medio

02/08/2015

Fecha: sábado, 6 de septiembre de 2014
Redactor: J. Batahola para Mondosonoro
Sala: Ocho y Medio Club (Madrid)

Con bastante retraso sobre el horario previsto, Los Axolotes Mexicanos fueron los encargados de abrir la noche. Nadie puede negar a los asturianos las ganas, la frescura y las melodías interesantes, pero sobre el escenario todavía tienen demasiadas cosas que pulir. También es cierto que nadie les pide profesionalidad y que el público disfrutó de un concierto muy irregular con unas carencias técnicas sonrojantes. Con muy buenas canciones, el directo de Band À Part sobrepasa lo correcto, tanto, que a veces no tienes muy claro si estás en un concierto o en el salón de tu casa. Cerraron la actuación con una versión de Family, ‘El Bello Verano’ y la sensación de estar ante un grupo que promete muy buenos ratos. Si existiera una palabra para definir “banda de culto contemporánea”, sería “Helen Love”. Acelerados, sin medida en el sonido, con las bases a un volumen imposible, y también maravillosos después de 15 años envenenando melodías con el imaginario Ramone y el bubblegum de los 60. Recordaron a otra banda mítica, Carter The Unestoppable Sex Machine, con temas como ‘We Love You’, ‘Boy around Town’ o esa maravilla del indie pop que es ‘Does Your Heart Go Boom’. No son una gran banda en directo, pero las canciones en este caso, están muy por encima de la interpretación.

Casi Felices. Crónica concierto Eels en La Riviera

02/08/2015

Fecha del evento: lunes, 14 de julio de 2014
Redactor: J. Batahola
Sala: Teatro Circo Price
Ciudad: Madrid

No se echaba de menos el fresco de otros años en Los Veranos de La Villa, aunque sí los precios razonables. Un puñado de bombillas fingidamente antiguas iluminaban el escenario del Price; tanto la escenografía como la música invitaban a un espectáculo para disfrutar sentado en una de las salas que mejor suena de Madrid. Cinco trajes impecables sonando a banda sólida y con mucho buen rollo sobre las tablas, dieron una actuación sin costuras a la vista, centrada –tal vez demasiado- en su último trabajo y en la que se echaron en falta pequeños clásicos, aunque las trompetas de ‘Grace Kelly Blues‘ reconciliaron a los más fans con un repertorio algo denso de no haber sido por los acertadísimos intermedios en los que Mr. E disfrutaba riéndose de su fama de artista maldito desde el piano. Lo introspectivo de los temas de “The Cautionary Tales Of Mark Oliver Everett” invitaba al recogimiento, mientras las trompetas, el contrabajo, las campanas tubulares y una preciosa steel-guitar luchaban con momentos más íntimos como ‘Lockdown Hurricane‘ y ‘Gentlemen’s Choice‘ y vencían en temas como ‘A line in the dirt’, ‘Fresh feeling’ o ‘I like birds’. Dos bises con el público puesto en pie y una deliciosa versión de ‘Can’t help falling in love’ de Elvis Presley fueron el broche final en el que, por casi dos horas, se respiró algo parecido a la felicidad en el Price.

SINGLE

01/31/2015

Texto: J.Batahola para Mondosonoro

Nunca han sido un grupo fácil de entender, y es difícil encontrar paralelismos con cualquier otra banda. No es que sea fundamental para disfrutar de sus canciones, pero sí para ponerles en contexto. Tal vez el aterrador costumbrismo de Astrud o las incisivas letras de Ellos sean dos referencias en las que el humor no es gracioso pero es fundamental para restar -o sumar- importancia a lo que se está contando. (Teresa Iturrioz) “Creo que nos gustan las cosas hechas en serio y el humor desde la seriedad. Pero sí es verdad que las cosas ultraserias y requetesentidas muchas veces agradecen el humor y la ironía”. La diversidad de estilos es otro de sus puntos fuertes. Pocas bandas son capaces de pasar del pop al reggae, del disco a jazz pasando por el hip hop sin que resulte un producto infumable, o al menos, demasiado “adulto”. (Ibon Errazkin) “Casi siempre mezclamos cosas distintas. En este disco hay varias canciones con un aire reggae o lovers rock, pero también un poco de chanson y de reggaeton en según qué momentos. Genís (Segarra) dice que es un disco de tecno-pop francés. El reggae nos gusta desde hace mucho, y era el momento de hacer un disco que tuviera ese aire muy melódico y veraniego, pero ‘Rea’ no es un disco de reggae, es pop”. Desde los tiempos de Aventuras de Kirlian o Le Mans, dejada atrás la melancolía, la renovación ha sido casi lo único que se ha mantenido constante a pesar de que las formas cambien de manera aparentemente superficial. Lo no convencional se refleja de nuevo en la producción. Esta vez han sido Hidrogenesse (todo un ejemplo de lo que es no ser normal y amar el riesgo y la diversión por encima de todas las cosas) los encargados. (Ibon) “Además de la parte técnica han aportado un montón de sonidos electrónicos, muchas ideas para arreglos y un método de trabajo más ágil que el nuestro. Cuando hacemos las cosas solos, a veces nos atascamos con cualquier cosa”. Han colaborado Garbanzo (nuestro rapero favorito) en ‘Me Enamoré’ y  Gregori Ferrer, del Col.lectiu Brossa, tocando el clavecín en tres canciones. Hemos grabado en el estudio Austrohúngaro en Barcelona, las voces en Madrid y las guitarras y algunos sintes en mi pequeño estudio”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.