Skip to content

FANFARLO

03/16/2010

Texto: J. Batahola para Mondosonoro.

Una imitación puede hacernos disfrutar tanto como el original y es una forma de satisfacer otros deseos a través de algo que, simplemente, nos cuesta menos dinero, tiempo o esfuerzo. Trasladado a la música, es absolutamente imposible pretender que cada diez minutos vaya a aparecer el disco que nos cambie la vida. Creo que ésa es una de las razones por las que encendemos la señal de alarma al hablar de un grupo que se parece a otro. Pero, a estás alturas, ¿quién no se parece a algo? En el caso deFanfarlo, sus influencias son más que evidentes, pero no es (o no debería) ser un problema si detrás hay buenas canciones. Y créanme, las hay. Con tanto estilo, la misma exuberancia y energía que bandas como Arcade Fire o Broken Social Scene, pero también Belle & Sebastian o The Flaming Lips. El proyecto gira alrededor del sueco Simon Balthazar, que en 2006 se trasladó a Londres con la intención de formar un grupo cuyo nombre hace referencia a un relato de Charles Baudelaire publicado por primera vez en 1847. Si bien al principio los temas eran bastante más cercanos al indie de los 90, con el tiempo y el cambio de un ordenador portátil por las ideas que aportan seis músicos subidos en el mismo barco, la cosa cambió bastante. Justin Finch (guitarra), al teléfono desde Londres, recuerda esos primeros momentos. “Cuando empezamos hace casi cuatro años, hacíamos algo mucho más folk, tanto por la forma de componer como por las letras. De alguna manera eso ha sido sustituido por un sonido muy pop con orquestaciones lo más bonitas posibles, y todas las variaciones que se nos ocurren al respecto. Hay muchas canciones antiguas que ya no nos apetece tocar porque no representan para nada lo que somos en este momento. Creo que la parte de folk se mantiene de alguna manera a nivel instrumental, pero también es una etiqueta que evoluciona constantemente porque la mayoría de la gente a la que se la adjudican se esfuerza por hacer cosas distintas para salir de ella”. Después de tres singles que fueron un éxito a pequeña escala y mucha expectación en bastantes blogs musicales, decidieron autoeditarse su álbum de debut, “Reservoir”, confiando la distribución a una multinacional. “Nos costó tres años sacar un disco, pero no queríamos hacerlo hasta que las circunstancias fueran las adecuadas. Publicamos varios singles y siempre había algo que no nos terminaba de convencer, por lo que no tenía sentido grabar un disco hasta que no estuviéramos completamente satisfechos. Después de muchos directos tenemos una agencia de management que en realidad son como una parte más del grupo y tuvimos la oportunidad de grabar en Estados Unidos con un productor increíble. Tuvimos varias ofertas, pero quisimos hacerlo a nuestro modo porque, la verdad, las condiciones de todas ellas no nos terminaban de convencer”. El frío otoño de 2008 en Conneticut y el buen hacer a los mandos de Peter Katis en los Tarquin Studios (ha trabajado con The National o Interpol entre otros) dieron como resultado un álbum suntuoso, muy melódico y con multitud de detalles melancólicos en el que destacan temas como “I´m a Pilot” o “Fire Escape”. “Peter y su ingeniero de sonido, Greg, tienen una forma de trabajar que se adapta muy bien a nuestra banda. Por ejemplo, el fin de semana intentan no estar en el estudio para pasar tiempo con sus familias. Hicimos cuatro días de ensayos muy intensos en Londres antes de ir a Estados Unidos. ¡Nos llevamos todos los instrumentos que podíamos transportar! Más o menos estábamos todos de acuerdo en que si grabábamos quince canciones en seis semanas tendríamos suficiente material. Componer y escribir las letras es algo de lo que se encarga Simon, o incluso nos trae directamente una maqueta muy básica. Antes lo hacía él todo, pero ahora cada vez hay más campo para que los demás aportemos ideas que terminen de dar forma a las canciones”. Casi al final de la grabación, surgió un gran imprevisto, el clásico asunto de las “diferencias musicales” terminó con la salida de Mark West. “Perder a uno de tus guitarristas después de estar dos años juntos es difícil, pero lo veíamos venir. Era un periodo muy intenso para todos y ahí es cuando te das cuenta de un montón de cosas de la gente que está contigo. Lo único bueno es que ha contribuido a que haya más unión dentro del grupo”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: