Skip to content

INSOMNIO 02

10/04/2010
tags:

Cuando el insomnio te acompaña en otra ciudad, es diferente. El tiempo se alarga. Las horas perdidas que en casa se alargan hasta el infinito, son preciosos minutos por delante para hacer esas cosas para las que nunca tienes tiempo. Leer muchas más páginas de las habituales del libro que tengas entre manos, escuchar ese disco que te da tanta pereza o ver la tele hasta horas intempestivas. Los canales extranjeros siempre parecen más interesantes, aunque sean exactamente la misma basura que tiendes a evitar a diario.

En una ciudad extranjera uno se siente distinto. Por el día te permites cosas que no harías normalmente. No sólo es que no te conozca nadie, la impunidad del idioma desconocido también ayuda. Ponerte esa camiseta hortera que sólo usas para dormir, mirar a las chicas con más descaro del habitual… La bendita globalización está homogeneizando los continentes hasta el extremo de que puedes desayunar en un Starbucks en Madrid, ir a cenar al McDonalds más cercano a tu casa y repetir la operación tranquilamente al día siguiente en Londres, Berlín o Moscú. Y no dormir, y sentirte como en casa.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: