Skip to content

TIGER AND MILK

12/04/2011

Texto: J. Batahola para Mondosonoro.

Es complicado que Tiger and Milk sea un grupo que alguna vez esté de moda. Demasiados detalles y demasiado poco tiempo como para perderlo en algo que no sea hacer canciones bonitas. Algunas, incluso bastante. Como la mayoría de las cosas que merecen la pena, la banda surgió del desastre. (Nacho) “Empezó hace muchos años en Salamanca, porque Milk (Iago) y yo nos conocemos de la facultad. Nos liaron para hacer un concierto de versiones malísimo, y ese mismo día desaparecimos. Diez años después yo tenía un montón de canciones metidas en un cajón. Le pedí ayuda a Milk y nos pusimos a hacer esto ampliando el grupo, porque el formato que teníamos era muy poco fiable”. Bajo una apariencia apacible y muy sencilla, las canciones de Tiger and Milk están muy lejos de ser simples temas de tres acordes aderezados con algún que otro arreglo. Sus estructuras son, cuando menos, tan particulares como el patio de cualquier casa. “No es que sea arrítmico o anárquico, es que me cuesta ceñirme a un tipo de ritmo o a una claqueta por eso a veces hago unos cambios que parecen no venir a cuento. Cuando cantas canciones que cuentas algo, tienes que enfatizarlas de alguna manera”. Cotidianas podría ser la mejor palabra para contar de qué van sus letras. Volvemos a los detalles. “Normalmente son historias normales y corrientes, probablemente casi todas hablan de amor y de aspectos de las relaciones personales en las que la gente no se para a pensar pero que luego son importantes. Por ejemplo, si tú te enamoras de una chica que es de extrema izquierda, o te encuentras con una persona con la que has compartido un montón de años en tu vida y no sabes qué decirle. No utilizo frases que no use en mi vida normal, porque sonaría artificial”. Renuncian, por voluntad propia, a vender discos. Tan firmes defensores de la descarga gratuita como del preciosismo instrumental, son muy críticos con la existencia de una supuesta “escena” en Madrid que ha vuelto a poner de moda el ruido. (Jorge) “Antes los grupos raros eran los que hacían ruido, ahora es al revés. Si escuchas a la mayoría de las bandas que puedan estar haciendo algo similar, como concepto, todos hacen ruido. Como estamos mal sonorizados, nos subimos todos y ya está. Creo que no tiene por qué ser así”.

En la línea de…

Belle and Sebastian
Tal vez la referencia más evidente, de la banda escocesa toman su nombre, y el amor por las melodías delicadas, lo cotidiano y la íntima majestuosidad. Agridulces, comparten con ellos el espíritu pop y el gusto por las historias cortas y la trascendencia de los días normales.

The Softies
La electricidad está mucho más presente que en el dúo americano, pero el concepto es el mismo. Canciones azucaradas, con el suficiente veneno para no hacer daño pero sí para que se note su presencia. Temas sencillos y de estructuras complicadas, menos inocentes de lo que parecen a primera vista.

La Buena Vida
Sin complicaciones. También sin vergüenza de reconocer que no hay nada más bonito que una canción pop sobre tardes de café y lluvia, comparten con los donostiarras el placer de disfrutar de las melodías lánguidas, los rayos de sol tapados por las nubes y la tristeza de un día normal.

Jardín Polar también está en Facebook. Hazte fan!!!
Síguenos en Twitter

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: