Skip to content

Belle and Sebastian: last night a DJ saved my life

08/18/2015

Belle and SebastianTexto: J. Batahola para Mondosonoro
Foto: BelleandSebastian.com

El talento de Stuart Murdoch para componer reflexivas, pastorales y delicadas piezas de pop de cámara envenenadas de ironía no fue en sus inicios demasiado compatible con alardear de ello en los medios. Cargan con el estigma de ser iconos del indie más edulcorado y de esa nueva tontería sociológica descubierta por los medios diez años tarde llamada twee. En las distancias cortas, hay más punk en sus palabras que en cualquier portada de Rancid. Chris Geddes, sentado en las oficinas de su distribuidora en Madrid, se muestra tímido pero con las ideas muy claras. “Alguna vez hemos preguntado a nuestros amigos de Franz Ferdinand cuando hemos coincidido en un festival ¿Por qué si tenemos canciones tan buenas como las vosotros la gente se vuelve loca en vuestros conciertos y en los nuestros no?”. La sensibilidad sigue a flor de piel en sus canciones, pero el hermetismo ha desaparecido a la vez que la ambición ha salido a la luz. ‘Girls in Peacetime Like to Dance’, grabado en Atlanta, es igual de meticuloso que sus trabajos anteriores, pero la producción de Ben H. Allen (Animal Collective) les ha dado ese toque necesario para no repetirse en unos estereotipos que ellos mismos han ayudado a crear. “Hacemos DJ Sets muy a menudo, y es un tipo de sonido con el que disfrutamos. Diría que hay muchas similitudes entre nuestras sesiones y las nuevas canciones y nos han ayudado a la hora de enfocar cómo queríamos que fuera el nuevo trabajo. En el álbum anterior intentamos hacer temas que la gente pudiera bailar, pero tal vez no supimos hacerlo. El disco ha llegado tarde a Belle and Sebastian, pero puede que si dentro de 20 años seguimos haciendo música, descubramos el dubstep”. The Party Line, el single de adelanto, podía confundir, pero el fondo sigue siendo el mismo: canciones deliciosas y vulnerables sobre el amor, la muerte y cómo escapar de la normalidad siendo lo más normal posible. “Stuart sigue peleándose con los mismos demonios, aunque en esta ocasión tal vez las letras estén más abiertas a la interpretación. La mayoría de las canciones son suyes, pero cada vez hay más temas de otros miembros del grupo y eso le da una perspectiva diferente a este disco. Por ejemplo, las letras de Sarah son mucho más autobiográficas”. Definitivamente, el disco suena más brillante y se aprecia el buen trabajo en las mezclas y la masterización, dos aspectos oscuros para el común de los mortales, pero en los que la banda ha querido trabajar a fondo. “Nuestro trompetista dejó el grupo, y las orquestaciones ahora son diferentes, porque él hacía gran parte de ese trabajo. Terminar el disco fue muy estresante. Creíamos que teníamos tiempo porque volvimos de Atlanta con 16 canciones grabadas, pero queríamos hacer arreglos y estábamos girando a la vez. Ben no graba haciendo un montón de tomas en busca de la perfección como solíamos hacer, sino que hace pocas y después trabaja los overdubbings y hace cosas realmente increíbles con las mezclas”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: